C/ Salvadios 34, Colmenar Viejo, Madrid
672 36 10 39

Inseguridades ajenas.

H

oy en día, nuestra sociedad basada en el perfeccionismo y en lo idílico me abre los ojos para poder hacer una nueva reflexión.

Hablo para aquella gente que pueda sentirse identificada.

¿Quien no es inseguro?, la inseguridad no es un pecado, de hecho, cuando reconozcas esa inseguridad, te darás cuenta de que es una estupidez.

Todos tenemos inseguridades y muchísimas veces hay personas que se aprovechan de ello, personas realmente tóxicas pero que tardan mucho en revelar su verdadera identidad. Pensamos que realmente nos ayudan.

Las inseguridades pueden ser de muchos tipos, pero yo entiendo por inseguridad algo que no te has atrevido a hacer, decir o expresar. Generas un miedo y de ese miedo provocas una inseguridad. Puede ser desde hablar en público hasta quitarte la “L” de novato o aprendiz. De no encontrar la forma de decir que no a un ofrecimiento para probar algo supuestamente divertido, pero realmente nocivo para tu salud.

Muchas de las veces también vienen por falsas creencias o por dejarnos influir.

Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que conquista ese miedo (Nelson Mandela) 

N

uestra sociedad no nos prepara para ser perfectos, de hecho, el ser humano perfecto no existe y eso es lo que nos hace bellos a todos y a todas.

Yo estoy en una edad en la que las inseguridades están a flor de piel y es una verdadera lástima desaprovechar esta etapa tan bonita de nuestras vidas preocupándonos por cosas que no nos aportan nada.

A veces esto es generado por las amistades que elegimos. Hablo de gente que pensamos que nos aportan algo y lo que realmente ocurre es que nos destruyen.

A lo largo de la vida te encontrarás con gente de todo tipo, pero las falsas amistades son un ejemplo de personas tóxicas. Esas no son realmente amistades, una amistad no te deja hecho polvo o en la estacada.

Entiendo amistad a aquellas personas que realmente te quieren o te aprecian, son sinceros cuando hay que serlo para enseñarte lo que tu no ves. Van a saber escucharte, van a hacer lo posible por estar en las buenas y en las malas y por supuesto cuando te equivoques o cuando tengas la razón te lo dirán.

Muchas han sido “las personas toxicas” que ha pasado por mi vida y solo tengo 15 años, esas personas no van a dejar de existir por lo tanto tienes que aprender a diferenciar quien Sí y quien No.

Solo tienes que quererte a ti mismo para descubrirlas. Respetando tus ideas, tus valores aprendidos, descubriendo tus emociones es como no permitirás que las inseguridades ajenas te hagan la envolvente

Sergio Soto Aranda. 15 años

 

Y recuerda, no creas nada de lo que te digo, compruébalo a través de experimentarlo y así tener la certeza que puedes conseguir ser mejor persona cada día.

Related Posts

Leave a reply